Las enfermedades del césped

Los hongos atacan a los céspedes principalmente cuando las temperaturas y la humedad relativa son elevadas pero, aunque no provoquen síntomas visibles, perduran durante el resto del año.

Las reglas generales para prevenir el ataque de hongos son las siguientes:

– Regar lo justo. Es mejor regar pocas veces abundantemente que dar riegos cortos y frecuentes. Conviene dejar secar el césped entre un riego y el siguiente.

– Abonar con fertilizantes que aporten nitrógeno de liberación lenta. Tanto las carencias como el exceso de abono favorecen la aparición de enfermedades.

– Segar regularmente a una altura media.

– Elegir las variedades de césped adecuadas para el clima, suelo y uso que se le vaya a dar.

Las principales enfermedades fúngicas se pueden tratar con un mezcla de Fosetil-Al con Iprodiona o con Benomilo (conviene alternar los tratamientos para evitar resistencias). Estos fungicidas tienen acción tanto preventiva como curativa.

A continuación describimos las enfermedades más comunes de los céspedes: Seguir leyendo “Las enfermedades del césped”